¿Problemas con cualquier tipo de plaga?

LLÁMENOS

666 50 85 23

Teléfono para pedir presupuesto sin compromiso:  Horario L - V: de 9:00 a 19:00  

Tratamientos Pulgas

 

Las pulgas que nos afectan en los hogares y/o instalaciones provienen principalmente de animales como gatos y perros.

  • Pulga del gato (Ctenocephalides felix) y Pulga del Perro (Ctenocephalides canis)

Las pulgas del gato y del perro son de aspecto muy parecido y ambas especies pueden vivir sobre perros y gatos indistintamente. Los hombres se ven atacados principalmente por las pulgas del gato.

Son pequeños insectos ápteros, de 1 a 8 mm de longitud y de color pardusco. La cabeza no está separada del tórax, es fuertemente hipognata y tiene dos antenas cortas y robustas que se encuentran parcialmente ocultas en surcos. El cuerpo es esclerotizado (siendo por este motivo muy difícil aplastarlas) comprimido lateralmente, lo que facilita su movimiento por entre el pelaje y plumas del hospedador con gran facilidad y rapidez.

Posee por todo el cuerpo numerosas cerdas recias dirigidas hacia atrás que evitan que resbalen de un cuerpo vertical. Para sujetarse también poseen además en sus patas unas poderosas uñas que las sujetan a los pelos o plumas. 

Las pulgas adultas no tienen alas. Las patas posteriores son particularmente largas y están directamente asociadas con la capacidad saltadora de estos insectos.

Son ectoparásitos de mamíferos y aves.

Las pulgas adultas pueden poner sus huevos sobre el huésped, en el nido o en lugares próximos. Cada pulga hembra pone varios centenares de huevos que normalmente eclosionan dentro de una semana o dos.

Se pueden quitar las pulgas de los animales domésticos, bien lavándolos o bien tratándolos con un insecticida, pero es tan preciso como importante acabar con los lugares donde se desarrollan las larvas mediante la tratamiento insecticida via pulverización y nebulización de un plaguicida-biocida de uso profesional con resultados garantizados.

SIGNOS Y SÍNTOMAS

Pulicosis - La mordedura del insecto produce urticaria, es decir, presencia de ronchas rosadas sobre la piel que ocasionan prurito y eventuales reacciones alérgicas por la saliva de la pulga. Las áreas afectadas son los pliegues de las rodillas, tobillos y codos. También pueden afectarse la región de las axilas, ingles y otras zonas del cuerpo. Pican ansiosamente tanto al hombre como a los animales de compañía, perros y gatos. Sus picaduras originan erupciones cutáneas o ronchas, en disposición linear coincidiendo con los bordes de las costuras de la ropa en contacto con la piel.