¿Problemas con cualquier tipo de plaga?

LLÁMENOS

666 50 85 23

Teléfono para pedir presupuesto sin compromiso:  Horario L - V: de 9:00 a 19:00  

Tratamiento Termitas

tratamiento termitas

Una clasificación

Cabe diferenciar claramente entre termita y carcoma, éstos suelen confundirse, ya que la distinción no queda clara en algunas ocasiones: La carcoma es un insecto de ciclo larvario al igual que algunos coleópteros (aunque vulgarmente conocidos como escarabajos, existen muchas especies descritas, más de 375.000). Las termitas, en cambio, pertenecen al orden Isóptera, son insectos sociales de aspecto marcadamente parecido a las hormigas.

Descripción

Los isópteros (Isoptera del griego ισός isos, "igual" y πτερον pteron, "ala"; "alas iguales") son un infraorden de insectos neópteros, conocidos vulgarmente como termitas, termes, turiros o comejenes y también como hormigas blancas, por su semejanza superficial con las hormigas, con las que no están evolutivamente relacionadas ya que, éstas últimas, son himenópteros. Hasta hace poco, las termitas estaban clasificadas en el orden Isoptera, pero ahora se aceptan en el infraorden Isoptera, del orden Blattodea.

Su nombre científico se refiere al hecho que las termitas adultas presentan dos pares de alas de igual tamaño. Son un grupo de insectos sociales que construyen nidos (termiteros). Las termitas se alimentan de la celulosa contenida en la madera y sus derivados, la que degradan gracias a la acción de los protozoos de su sistema digestivo, con los que viven en simbiosis. La mayor parte de las termitas son de climas tropicales o subtropicales, pero unas pocas viven en climas templados. Se conocen unas 3.0001 especies, seis de las cuales han sido introducidas desde otras regiones como plagas urbanas.

Los hábitos alimenticios de las termitas son diversos: madera viva, madera muerta en varios estados de descomposición, desechos vegetales en varios grados de descomposición, humos y suelo con varios compuestos de materia orgánica, además de heces y eventualmente partes vegetales vivas, leñosas o no (raíces, estacas, frutos). De esta manera las termitas se clasifican en hervíboras y descomponedoras.

Generalidades

Las termitas son abundantes y diversas en América del Sur, África y Australia particularmente en los bosques tropicales de tierras bajas y sabanas. Muchas especies construyen colonias en forma de montículos y otras muchas son arbóreas o de vida subterránea. Las termitas que construyen montículos remueven grandes cantidades de tierra en los suelos duros y poco fértiles, con lo que contribuyen a la aparición de pequeñas plantas que pueden alcanzar el tamaño de arbustos y pequeños árboles.

Las termitas por sí mismas no son capaces de digerir la celulosa, pero pueden aprovechar sus nutrientes gracias a la degradación de celulosa que realizan protozoos, que viven en simbiosis dentro del aparato digestivo de las obreras. La alimentación del termitero se produce por trofalaxia, las termitas transportan el alimento en el estómago, y lo transmiten a otros individuos a través del conducto anal o de la boca. 

Viven en colonias que pueden contar hasta en 3 millones de individuos. En cada colonia, la reina (o reinas, pues existen colonias con varias parejas reales) es(son) la(s) única(s) que pone(n) huevos y sus ovarios aumentan en tamaño de forma sorprendente. La mayoría de estos insectos carece de alas, pero durante la época de la reproducción algunas desarrollan estos órganos y abandonan el grupo para formar colonias propias. En su estadio alado las termitas son de color negro.

Es difícil saber si una colonia de termitas está atacando una estructura debido a su reducido tamaño y a que poseen fototropismo negativo, es decir, huyen de la luz.

Actualmente,  existen aparatos especializados, con ellos, los técnicos de EcoSerra aprovechan para poder escucharlas a través de un tabique, y descubrir realmente si hay actividad de termitas, y en que zonas.

Daños

Los diferentes tipos de carcomas  y termitas pueden provocar daños  de importancia económica en las estructuras de madera, muebles, suelos y techos de madera, incluso en obras de arte, libros, productos almacenados, etc.....

Todo el volumen de una viga contiene celulosa, incluido el corazón; por tanto, toda la viga puede ser devorada por las termitas al completo. Comienzan a consumirla por las zonas que se encuentran incluidas en la obra, avanzando por toda la pieza; pudiendo presentar un aspecto exterior normal y estar horadada en su interior. La termita come la madera con las mandíbulas quitinizadas, ingiere las partículas y realiza una segunda trituración al nivel de la molleja. Enseguida, la madera pasa al estómago o intestino medio, donde sufre la acción de enzimas proteolíticas y amilolíticas; de aquí pasa a la cámara de fermentación, donde la ingieren los protozoos, responsables de proporcionarles energía.

Las termitas atraviesan cualquier cosa para llegar hasta la madera, incluso el hormigón si es preciso. Para realizar esta acción, muchas veces aprovechan las juntas del hormigón para atravesar muros supuestamente infranqueables, pero otras desgranan el material realizando una galería que atraviesa la pared sin problemas. 

Tratamiento de termitas en Valencia, solución garantizada

 ¿Como solucionar un problema de termitas?

Generalmente, la presencia de las termitas se manifiesta tras algún tiempo desde la infestación. Es por ello que, al menor indicio de actividad de estos insectos, la actuación más correcta es contactar con una empresa experimentada, que le garantize una actuación profesional, ya que las diferentes técnicas para tratar cualquier de estos insectos xilofagos de forma casera, resultan erróneas en el 99 % de los casos. Existen miles de remedios para dejarlas de ver, que es algo diferente, pero no hay nada como un diagnostico realizado por los técnicos experimentados de EcoSerra y avalados por otros servicios realizados exitosamente.

Para lograr el éxito y el control exhaustivo de estos insectos, los técnicos de EcoSerra desarrollan un plan para eliminar las termitas, el cual distingue tres etapas: 

  1. La inspección de la instalación: llevada a cabo por técnicos especializados que reconocen y localizan las zonas que están siendo atacadas por las termitas, identifican los puntos clave para la futura aplicación de cebos y desarrollan un plan para el control de esta plaga.
  2. Plan de actuación para el control de termitas: se realiza mediante la colocación de cebos de celulosa impregnada con sustancias que inhiben el crecimiento (IGR: Inhibitor Growth Regulator). La efectividad de este procedimiento se funda en los hábitos alimenticios de las termitas, la trofalaxis (alimentación vía buco-anal), y tiene como diana las termitas obreras, que dentro de la estructura jerárquico-social de la colonia son las encargadas de alimentar a todos los miembros de la misma. Esto permite que la sustancia insecticida se vaya difundiendo de un insecto a otro y que toda la colonia resulte intoxicada. La revisión periódica de lo cebos permite observar la actividad (consumo de celulosa impregnada con IGR) de la colonia y conocer su estado,  según el cual  se mantendrán o aumentarán los puntos de control. Una vez ya no se detecte actividad el plan para el control de esta especie llega a su etapa final, el seguimiento.
  3. El seguimiento: consiste en la sustitución de los cebos IGR por cebos que únicamente contienen celulosa y en la colocación de nuevos puntos de control en zonas susceptibles al desarrollo de termitas. Este tipo de cebo, junto con las inspecciones periódicas, permite la detección temprana de la instauración de una nueva colonia, evitando así que se produzcan  daños.

     

Proteger los elementos de madera que conforman nuestras viviendas, es algo que debería plantearse de forma preventiva, ya que éstos se ven degradados por el paso del tiempo y por otros agentes causales tales como: la radiación solar, la humedad, diferentes agentes químicos, hongos, y algunos insectos.

La implantación de tratamientos preventivos contra las plagas de termitas:

Una vez realizada la inspección de las instalaciones y reconocidas las zonas sensibles al desarrollo de la plaga se instalarán puntos de control de celulosa, que mediante revisiones periódicas consentirán detectar y actuar de forma temprana contra esta plaga siguiendo el plan de actuación.

 

Compromiso con el Medio Ambiente

El compromiso de EcoSerra con el medio ambiente: los cebos IGR para termitas no tienen toxicidad para las personas, los animales domésticos y/o el medio ambiente. Además, aprovechando el comportamiento alimenticio de tipo social de estos insectos hacen posible que el uso de pequeñas cantidades de sustancias insecticidas tengan gran efectividad contra la colonia. Recuerda que tambien tenemos tratamientos para chinches, cucarachas, roedores, insectos y otros.